De nuevo boda en La Fuencisla, Segovia

De nuevo boda en La Fuencisla, Segovia

Ramiro y Pilar leyeron el post en nuestro blog en el que comentábamos que habíamos tocado en una boda en el Santuario de Nuestra Señora de La Fuencisla, en Segovia y sin dudarlo contactaron con Ad Libitum.

El milagro de Nuestra Señora de La Fuencisla

Vivía en Segovia una judía llamada Esther que tenía la intención de dejar el judaísmo y convertirse al cristianismo. Por esta razón, fue acusada por algunos judíos de adulterio: hubo un juicio y se la condenó a ser despeñada. Escogieron la cima de las Peñas Grajeras para cumplir la condena a donde muchas personas acudieron a ver la ejecución.

Desde estas peñas se veía el Alcázar y la antigua Catedral de Segovia. Cuando la iban a tirar, atada de pies y manos, Esther miró a la Virgen de la Fuencisla, que estaba sobre la puerta de la catedral, y se encomendó a ella. Fue arrojada al vacío, pero una fuerza sobrenatural la sujetó y la dejó suavemente en el suelo. La gente quedó sorprendida y maravillada. Pocos días después, Esther fue bautizada por el obispo Bernardo con el nombre de María. El pueblo añadió el sobrenombre “del Salto”, aunque cariñosamente también se la llamó Mari-Saltos.

Este milagro provocó tres cosas:

  • Alfonso X “el Sabio” dedicó la cantiga 107 a este milagro.
  • Segovia nombró a la Fuencisla Patrona de la ciudad.
  • Se levantó una pequeña ermita en honor a María del Salto en las Peñas Grajeras. Más tarde, entre 1598 y 1613, se construyó el actual santuario, al pie de las dichas peñas. Es de estilo renacentista y de planta de cruz griega.

Una vez más otra boda en la que los músicos del cuarteto participaron con la su música en la ceremonia religiosa en Segovia.